4 enero, 2018 Karen Falla

¿Publicidad en tus conversaciones de mensajes de texto?

Hay que aceptarlo. La publicidad online es muchas veces percibida como molesta e invasiva. Cuando se habla de banners o videos pre-roll, ya sabemos que incluso se han creado programas para bloquear dichos banners y que, por otro lado, se ha comprobado que el 94% de las personas saltan los videos pre anunciados apenas tienen la opción de hacerlo, haciendo perder miles de dólares a los anunciantes.

¿Cómo se puede lidiar con esto? Algunos dicen que una de las soluciones es conseguir que la publicidad online sea más personal. Por ejemplo, está comprobado que las personas son un poco más propensas a clickear un ad cuando este aparece en sus redes sociales. Entonces, para ir un paso más allá, quizas es necesario habitar un espacio inexplorado, libre de cualquier esfuerzo publicitario: Los mensajes de texto.

Puede sonar un poco riesgoso, dado que es un espacio en donde las personas se comunican íntimamente con sus amigos y familiares. Se podría pensar que la publicidad está siendo aún más invasiva que antes. Sin embargo, Travis Montaque, CEO de la exitosa startup Emogi (Los creadores de los emojis que utilizas a diario), explica que si se llega a comprender realmente cuán lúdicos, encantadores y naturales pueden ser estos anuncios, estaremos entrando a una nueva era de publicidad efectiva en el mundo online y móvil.

Pensando en esto, ha creado Wink. Una startup que está en proceso pero que avizora un gran futuro. Wink se parece bastante al teclado emoji. La diferencia está en que este teclado tiene emojis de distintas marcas que aparecerán en el teclado normal dependiendo de lo que el usuario escriba en tiempo real. Por ejemplo, si una aerolínea compra los desencadenantes de las palabras  “viaje”, “pasajes” o incluso si se utiliza el emoji del avión dentro de una conversación vía mensaje de texto, automáticamente le va a aparecer al usuario una cierta cantidad de emojis “encantadores” de dicha aerolínea. Todo esto entrelazado tanto con los datos de búsqueda como con los datos demográficos y psicográficos de su público objetivo.

Parece una locura. Pero si lo pensamos detenidamente sí es posible. Sólo falta que las marcas se den cuenta que este es podría ser un nuevo modelo publicidad online ¿Podrán convencerse? ¿Qué tan lejos estamos de ello?

 

SUSCRIBETE