6 junio, 2018 Karen Falla

La democracia del conocimiento sí existe

Hoy, más de la mitad de la población mundial ya está conectada a internet. El informe Digital in 2018 presentado por We Are Social muestra que hay más de 4000 millones de personas conectadas. Sumado a esto, muestra que en las regiones en donde los índices de conectividad son altos, el nivel de alfabetización supera el 90% ¿Coincidencia?

Reconocer la importancia que tienen las nuevas tecnologías de información y de comunicación para el desarrollo social es crucial. Especialmente para países en desarrollo como el Perú. Si bien, varias décadas atrás, la difusión del conocimiento de manera universal parecía ser una utopía, hoy gracias a la tecnología es posible.

La naturaleza de la red del internet hace que el acceso a la información sea rápida, descentralizada y horizontal. En ese sentido, su implementación en los planes educativos es fundamental. La cantidad de información, de recursos y de conocimiento son una puerta muy grande para promover el aprendizaje. No solo de manera pedagógica sino también para formar ciudadanos con pensamiento crítico. Sería un error desaprovecharla.

Un claro ejemplo del ‘internet de las cosas’ es la gran cantidad de oportunidades académicas que existen en la red: cursos, tutorías, especializaciones, entre otros. Esto hace posible que las personas se formen a distancia y a un costo mucho menor. Otro ejemplo, es la existencia de las redes sociales que actúan como fuente de información y que pueden crear pensamiento crítico en las personas. Sumado al hecho de que a través de distintas webs se pueden hacer “inspecciones” en línea de los gastos de entidades públicas y sin moverse de casa. El acceso a la información sigue derribando barrera y depende de nosotros cruzarlas una vez caídas.

, , ,