19 abril, 2018 Karen Falla

Blockchains para ser el dueño de tus datos

Para nadie es un secreto que hoy por hoy, Facebook atraviesa una crisis de credibilidad muy grande. Tras el escándalo de Cambridge Analytica gran parte de los usuarios han perdido la confianza en esta red social. Algunos de ellos hasta han cerrado definitivamente sus cuentas, ya que sienten que su información personal y privada ya no está segura. En medio de  esta tormenta, las personas se han vuelto más conscientes de que sus datos representan un valor económico. Que al “compartir” su información personal con grandes corporaciones como Facebook, Google o Microsoft no sólo lo están haciendo con ellos, sino también con distintas marcas, corporaciones y hasta con partidos políticos que pagan millones por tener acceso a sus datos.

Entonces ¿Los usuarios se han vuelto la última rueda del coche en este flujo de información? Si bien algunos expertos alegan que las personas son notificadas del tratamiento que se le dan a sus datos antes de puedan registrarse en cualquier red social, aún se respira en una atmósfera de desconfianza. Es aquí donde la idea de una blockchain que pueda cambiar el negocio de los datos se va haciendo cada vez más fuerte. Pero, primero ¿Qué es una blockchain o cadena de bloques?

Pues es una tecnología que permite la transferencia de datos utilizando un sistema de codificación muy seguro y sofisticado. En palabras simples, sería como un cuaderno contable que registra cualquier tipo de acontecimiento digital. Lo novedoso está en que en este flujo de información digital que va y viene no hay ningún intermediario que tenga más poder. Por ejemplo, si A quiere transferir dinero a B ya no necesitará del banco (con sus reglas y comisiones) para hacerlo. Sino que lo hará directamente desde una app que utilice la tecnología blockchain para hacerlo. Pero entonces ¿quién valida la transferencia y vigila su autenticidad? Pues los mismos usuarios. Así se crea una red de nodos (personas anónimas y con el mismo poder) que “dan el visto bueno” para que la información, en este caso la transferencia, se valide y que, por ende, se ejecute. Así pues aunque la red sea hackeada si uno de estos nodos no válida la información la transacción no se ejecutará.

Entonces con esta red distribuida, las redes sociales, como Facebook y Twitter, dejarían de tener su principal fuente de poder: los datos de los usuarios. Ya que sería la red de nodos creada por la blockchain la que vigilaría la validación, el flujo y la integridad de la data que los usuarios deseen “compartir”. Creando así una atmósfera de transparencia y seguridad. Por otro lado, algo muy importante es que esta data también se podría monetizar dentro de la cadena de bloques. Es decir, si estos datos corren por la blockchain y esta última maneja una criptomoneda (moneda virtual) se hará más sencillo que las grandes corporaciones como Facebook o Google “recompensen” al usuario por su información. Todo esto a través de una app y sin que se den cuenta. Con esto se pretende no sólo salvaguardar la información del usuario sino también que éste tome el control de su información y que se pueda ver recompensado por lo que desea compartir ¿Es posible entonces que entremos en una era de control, transparencia y de recompensa sincera en las redes sociales?…

, ,

SUSCRIBETE